miércoles, abril 06, 2005

Guerra Mediática

La guerra es sin duda un estado de enojo tal que cega la razón y coleriza las almas, llena de odio a los corazones y estalla a golpes contra sus interlocutores. Una guerra no tiene paralelo, el planeta ha vivido grandes desgracias en el último siglo y los muertos que se cuentan son tal que todas aquellas almas en pena - me imagino - viven atormentando a sus jefes militares en el infierno o en el purgatorio.

Nadie quiere la guerra, pero creo que hay algo peor que la guerra armamentista, bueno, ambas son terribles, me desdigo, tan mal es la guerra armamentista como la guerra sicológica (si notan escribo sin P, ya que está bien visto escribir psicología o sicología), esta se basa en la información, en emitir y difundir una mala información. Crear rumores, infundir el miedo, crear pánico, amedrentar, amenazar, y todo, por lo general, sin decir quién es aquel que está atacando.

O sea esta guerra "sucia" se realiza de forma secreta, golpea por debajo de la mesa, nadie sabe de dónde salió la piedra, pero hay alguien ahí que se está encargando de confundir y lo más peligroso, de dividir al pueblo. Y digo pueblo porque por lo general este tipo de guerras las encabezan los políticos. Y para eso se pintan sólo, s luego porqué se preguntan "¿oye y por qué los políticos no somos queridos por el pueblo?", pues por éstas y muchas otras razoncitas.

En fin, hoy por la mañana estaba observando el noticiero de un conductor llamado Victor Trujillo, por el canal 4 de mi país México. Este noticieron se ha convertido en uno de los más vistos en la televisión mexicana, aunque hay a algunos que no les gusta el aspecto sumamente "protagónico" del conductor, para otros, como el quien escribe, me parece que representa una propuesta interesante.

Pero el motivo de este artículo no es el noticiero, sino es que entre los cortes comerciales apareció uno que impulsaba la marcha contra el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, con una frase que cerraba: "recuerda que un agravio contra López Obrador, es una agravio para ti"... Hasta ahí el comercial, pero, pero, pero, pasó un comercial de otra cosa, y luego, apareció otro que defiende la legalidad, diciendo: "tu no tienes fuero, ni él, ni ella, ni esa niña, y no tenemos fuero porque la ley nos protege, nadie que defienda su fuero debería de tener miedo, porque la ley está para protegerlo", palabras más o palabras mejor, el sentido de este segundo comercial fue: "el que nada debe, nada teme".

Ambos comerciales son firmados por asociaciones civiles que, perdón que lo diga, pero extrañamente tienen tantos y tantos recursos para filmar un comercial y colocar una pauta en los programas más vistos. ¿Quién está detrás de cada una de éstas asociaciones? Es una guerra mediática.

La guerra mediática tiene el objetivo de influir en la opinión pública, y ésta la única forma que tiene para manifestarse es por medio de la movilización civil. El problema de estos comunicados es que dividen a la opinión pública, porque mientras uno lo defiende el otro lo acusa. De esta forma, una polarización de esta manera lo único que ocasiona es que no exista un consenso pleno y exista una confusión, porque surge la pregunta recurrente de las personas ¿a quién le creo?

Y mientras alguien en las esferas se está dando con la cubeta, pugna por al división de la audiencia, y nosotros como público consumidor de medios quedamos inmersos en esta batalla, y nos queda en la cara una sóla duda , si Roberto Gómez Bolaños me lo permite, ¿y ahora quién podrá defendernos? o tu ¿qué piensas?

La vida es un experimento...
Mauricio Martínez R.
mau_76@hotmail.com

2 comentarios:

Raistlin dijo...

Historicamente la guerra es uno de los mejores negocios que ha tenido la humanidad, los tiempos cambian y hoy las guerras son mediaticas.

Esto, junto con la pluralidad abre muchas posibilidades y escenarios nuevos de marketing político que elevan las apuestas y ponen mas recursos en juego.

Las televisoras ganan y por eso pasan indiscriminadamente comerciales a favor y en contra, los comentaristas se atrincheran en distintas posiciones (para que el interes se mantenga) y los recursos fluye.

Para que tanto dinero? Que ganan con esto?, Facil. Ganan un País por seis años para recuperar su inversión.

A quien creerle? Al que tenga la propuesta de gobierno que mas se acerque a tu ideal personal.

Fairywindy dijo...

Es un hecho indiscutible, ganan las televisoras, ganan los intereses de quienes están detras de todo. Yo me pregunto: y el pueblo, el que según esto gobierna a través de sus representantes elegidos, que gana?